Abrir las puertas a la memoria

27 noviembre, 2017 admin Novedades .

La Quinta de Funes, donde funcionó un centro clandestino durante la dictadura cívico-militar, se convirtió en un espacio cultural y educativo destinado a conocer el pasado reciente. Fue el cierre de una campaña organizada por Abuelas de Plaza de Mayo.

La Quinta de Funes, como se conoce a la finca que se utilizó como centro clandestino durante la última dictadura cívico-militar, en la que estuvieron detenidos un grupo de militantes políticos que hoy se encuentran desaparecidos, fue abierta al público, el pasado 25 de noviembre, convertida en un espacio educativo y cultural destinado a promover la memoria social y el conocimiento sobre el pasado reciente.

En una jornada cargada de emociones y sentimientos a flor de piel, el público que participó del evento pudo recorrer el predio y conocer un lugar emblemático que fue parte del circuito represivo organizado por el Terrorismo de Estado en Santa Fe.

La diputada provincial, Alicia Gutiérrez, recordó los nombres de las mujeres y los hombres que estuvieron secuestrados en la Quinta, y hoy se encuentran desaparecidos, y reivindicó sus ideales y militancia: “Hay que decir que los detuvieron y asesinaron porque eran montoneros, ellos lucharon por un país mejor”.

Los rostros de las fotografías colgadas en los alrededores evocaron también a Fernando Dussex, Marta María Benassi, Ignacio Laluf, Marta María Forestello, Miguel Ángel Tosetti, Ana María Gurmendi, Jorge Novillo, Teresa Soria, Oscar Capella, Liliana Nahz, Fernando Agüero, María Adela Reina Lloveras, Héctor Retamar, Eduardo Toniolli, Raquel Negro y Tulio “Tucho” Valenzuela. También se desplegó una gran bandera con la leyenda 30.000 en referencia a que la lucha por Verdad, Justicia y Memoria continúa en el presente.

“Si de algo somos conscientes es que hoy podemos estar acá porque hubo muchos organismos que lucharon y abrieron las puertas a los juicios por delitos de lesa humanidad. Este lugar es para mí muy doloroso; recuerdo la primera vez que estuve y los de la casa nos tiraron tres perros para que nos corrieran”, rememoró la legisladora, dando cuenta del largo proceso vivido que permitió concretar este proyecto.

La apertura de este espacio a cargo del gobierno provincial se dio en el cierre de una campaña federal organizada por Abuelas de Plaza de Mayo, en su 40 aniversario, llamada Poblada por la Identidad, y que tuvo como fin reforzar la búsqueda de los 400 nietos y nietas que aún faltan encontrar.